Pénélope Bagieu (París, 1982) se puede anotar un doble tanto con ‘Valerosas‘ (Dibbuks): por un lado, poner el foco sobre la historia de 15 mujeres que, con grandes acciones o pequeños gestos, contribuyeron a dinamitar prejuicios y roles establecidos; por otro, hacerlo de manera tremendamente amena, en un ejercicio de tebeo popular digno de elogio. En cualquier caso, no hay mejor carta de presentación para este cómic que su subtítulo: “Mujeres que solo hacen lo que ellas quieren”.

valerosas dibbuks

El primer tomo de ‘Valerosas’ (en total serán dos; el lanzamiento del segundo en España está anunciado para próximas fechas) reúne las historias de 15 mujeres que pusieron patas arriba los usos y costumbres de sus respectivas épocas. No lo hicieron como grandes revolucionarias, guiando al pueblo envueltas en una bandera, sino simplemente viviendo la vida como ellas quisieron, con todas las consecuencias que eso les conllevó.

A lo largo de las páginas de este volumen conocemos de manera escueta y desenfadada la biografía de mujeres cuyos nombres merecen estar inscritos en letras doradas (tan brillantes como la portada de la fantástica edición de Dibbuks) en la Historia: la emperatriz china Wu Zetian, hábil política que esbozó la meritocracia como método para acceder a cargos públicos; Agnodice, ginecóloga de la Grecia clásica que no dudó en vestirse de hombre para poder atender a sus pacientes, un gesto que desencadenó que se levantara la prohibición de ejercer la medicina a las mujeres; o la activista liberiana Leymah Gbowee, premio Nobel de la Paz en 2011.

Pero Bagieu no se queda solo con las grandes – y a pesar de ello, desconocidas- figuras. En ‘Valerosas’ también hay espacio para mujeres rompedoras en el ámbito de lo cotidiano y de la cultura: Clementine Clatteaux, la mujer barbuda; la bailarina Joséphine Baker, artista que reivindicó los derechos civiles en Estados Unidos; Margaret Hamilton, la actriz “aterradora” que dio vida a la bruja de ‘El mago de oz’; Tove Jansson, creadora de los Mumins…

valerosas-1_page_1

Pénélope Bagieu narra sus obras y milagros de forma sencilla y con mucho gracejo. Cabe señalar, y es algo determinante en la accesibilidad y poca complicación – dicho sin ningún matiz negativo- de las historietas, que estas fueron publicadas originalmente en la web del diario francés Le Monde. Esto explica su decidido carácter divulgativo, una forma de reivindicar a las mujeres en la Historia pensada para llegar a la mayor de las audiencias posibles. Puede que para compensar ese desenfado en el guion y el dibujo, Bagieu haya decidido complementar su edición en formato libro con unas maravillosas ilustraciones, un auténtico regalo para la vista que, para el lector francés que ya hubiera leídos los cómics en línea, justifican sobradamente su compra en papel.

Ojalá ‘Valerosas’ entre en muchos hogares y bibliotecas y sirva de inspiración para seguir dinamitando las absurdas barreras que niñas, jóvenes y mujeres, desde Occidente a Oriente, y de Norte a Sur, sigue encontrando para, sencillamente, “solo hacer lo que ellas quieren”.