Suehiro Maruo, siempre perturbador