El cómic del francés Mathieu Bablet entronca con los mejores clásicos de la ciencia ficción.