El experimento Planeta Manga funciona y confirma que hay cantera