Treinta años separan la gran comedia de Rumiko Takahashi de la sensibilidad de Jun Mayuzuki.