Los neones y pantallas de Shibûya, el icónico barrio tokiota, arrojan una imagen siempre vital y optimista de Japón. Una alegre fotografía que el propio gobierno nipón quiere vender al mundo, y que tiene embajadores como Doraemon o Super Mario. Toda esa luminiscencia, sin embargo, también deja enormes zonas de sombra. Una sociedad de contrastes, con un abismo casi insalvable entre dos categorías asumidas: triunfadores y perdedores. Sobre estos últimos pone el foco Shun Umezawa (Kashiwa, 1978), autor del que ECC ha publicado en España ‘Bajo un cielo como unos pantis‘ y ‘Utopías‘.

Shun Umezawa

Los protagonistas de Umezawa son auténticos fracasados o, lo que es peor en el caso de los jóvenes, fracasados en potencia. Los estudiantes de bachillerato de la historia principal de ‘Bajo un cielo como unos pantis‘, la que da nombre a esta recopilación en dos tomos, son un buen ejemplo de ello. Mientras esperan a que Corea del Norte bombardee Japón, como única perspectiva halagüeña de futuro, mantienen conversaciones de esta índole en el baño del instituto:

img_20170903_200441614

Son hombres y mujeres que no esperan nada de la sociedad, ni tampoco suponen que la sociedad espere nada de ellos, más allá de que no molesten demasiado. Y cuando aspiran a algo, cuando creen que pueden salir del hoyo, la cagan sin remedio. Umezawa no se conforma con pintar cuadros costumbristas y aplica también sobre sus relatos brochazos surrealistas. En ‘Caos en las aulas’ parodia el ecosistema estudiantil introduciendo en un mismo espacio y tiempo todas las manidas tramas a lo ‘Física o Química’: la embarazada, el que se quiere suicidar, el drogata, el camorrista…

Las historias de corte más social y oscuro, con incómodos protagonistas, como una estudiante que se prostituye o un potencial pederasta que trata de ‘contenerse’ recurriendo a la pornografía ‘kawai’, se entremezclan con relatos absolutamente irreverentes. En esta línea, ‘La Shibûya del futuro siglo’ imagina un porvenir en el que la gente, en pos del ecologismo, se ha echado – literalmente- al monte,  y las ciudades se han convertido en territorios vedados; en lo que fue el distrito comercial de Tokio, un anciano resiste y busca a las míticas colegialas que convivían “en armonía con los hombres”.

utopias

 

Utopías‘, su otra obra publicada hasta el momento en España, también por ECC Ediciones, reúne un conjunto de historias cortas con el punto en común de transcurrir en un Japón que, en su búsqueda de la perfección, se ha pasado de frenada.  Aquí también sorprende la diferencia de tonos: lo mismo se marca una jocosa realidad en la que los niños aspiran a ser ‘entrenadores’ – como si de Pokémon se tratara- de dominatrix, que se pone apocalíptico para prevenir sobre los efectos del adoctrinamiento social. ¡Cuidado, material inflamable! Shun Umezawa camina sobre la cuerda floja de la corrección política con la historia cuñadesca que plantea en ‘Cuidado con el tren de tocones’: lo que de forma aislada parecería un chiste de mal gusto – y, quizás, lo es de todos modos- , en el conjunto del tomo adquiere contexto.

img_20170904_083629475

Almas sensibles y propensas a molestarse: absténganse de acercarse Shun Umezawa. Lectores desprejuiciados y ya curtidos en las lides del manga chungaleras: láncense de cabeza. Ya sea desde la risa o el llanto, o desde la ciencia ficción o el costumbrismo, el talento de este mangaka para generar desazón es prodigioso.  Una incomodidad fascinante.