La verdad no sabemos sí está ahí fuera, pero ellas sí. Sole Otero, Meritxell Bosch, Ana Oncina, Veronica Carratello, Tillie Walden… Entre las cosecha tebeíl propiciada este año por La Cúpula brillan con luz propia los nombres de jóvenes autoras nacionales e internacionales a las que hay que seguir la pista muy de cerca. Entre este sobresaliente y bien escogido elenco – ahí se aprecia una buena mano editorial-, la apuesta posiblemente más extraordinaria sea ‘Encuentros cercanos‘, el primer trabajo largo de Anabel Colazo (Ibiza, 1993). Un tebeo que pondría de acuerdo a Mulder y Scully: este es, sin duda, un fenómeno fuera de lo común.

encuentros cercanos

‘Encuentros cercanos’ nos remonta a los años 90 y nos sitúa en la pequeña población de El Cruce, un lugar en medio de la nada cuyo único atractivo es ser centro de atención para los Enrique de Vicente de la vida. Y es que en este enclave proliferan las abducciones, las apariciones de seres grises y los hombres de negro. Ahí, justo ahí, es donde por una inoportuna avería se detiene el coche de Daniel, un anodino joven que trabaja como camarero en la gran ciudad. Menudo panorama se encuentra en el pueblucho: un extraño mensaje en el patio del colegio anuncia que “Están ahí fuera, es un secreto”; un niño se pone en contacto con él para decirle que “ellos” ya sabían que vendría; un ufólogo tronado le despista con su ambiguo discurso sobre los límites de la realidad… ¡Ring! Una extraña llamada al teléfono del hotel precipitará los acontecimientos.

Con aires ‘alvarorticescos’, ‘Encuentros cercanos’ atrapa con su opresiva atmósfera de normalidad misteriosa – cuidadín con la jugada, es más fácil decirlo que hacerlo-. Más allá de este logro, Colazo introduce una poderosa reflexión con doble salto mortal: ¿es la ficción la que se inspira en la realidad o, por el contrario, es la realidad la que se cimienta sobre la ficción? Cuando los hechos no son tangibles, cuando hay zonas de sombra, el ser humano busca llenar los huecos del relato. Cada uno puede tener su propia versión para cubrir esos intersticios brumosos: hadas, marcianos o illuminati.

¿Qué hay más allá de las estrellas? Qué más da, lo importante es, como decía el agente Fox Mulder, tener la voluntad de creer. I want to believe… That Anabel Colazo is going to touch the stars!