Antes que editor, Daniel Viñuales (Zaragoza, 1967) fue autor. Suyos son títulos como ‘Artal d’Escuer’, ‘Las increíbles aventuras del Capitán Morgan’ o ‘Cucaracha y Zerrudo. Pero desde hace un tiempo él y Sara Perales comandan Gp Ediciones, donde han publicado a historietistas de la tierra como Juanfer Briones, Daniel Foronda, Chesús Calvo o Bernal. Tras unos cuantos años sin coger el lápiz, el editor ha dado paso  al dibujante en ‘Saputo‘, una libre adaptación del clásico de Braulio Foz.

Este sábado 6 de octubre, a las 12.30, la obra de Viñuales se presentará en el Teatro de las Esquinas (Vía Universitas, 30).

¿De dónde surge la idea de adaptar ‘Vida de Pedro Saputo’? Es un proyecto que te ha rondado desde hace 25 años…

Es una historia que siempre la he tenido en la cabeza. Decir que es algo que quería hacer desde que tenía 17 años no es exagerar. Es un personaje legendario y literario aragonés que siempre me ha llamado la atención. No es la primera vez que uso personajes de este tipo, el bandido Cucaracha y Puchaman de Lobarre también han tenido su versión.

Has optado por una versión libérrima bastante subida de tono ¿Era tu intención inicial?
En esta ocasión, sí. Quería destacar el lado erótico de la novela de Braulio Foz.


Tu Saputo es un joven con rastas, que se cruza con baturros, monjas ninfómanas, romerías punkis, botellines de Ambar, cajas de vino Somontano, la Opel y pegatinas contra el pantano de Yesa… Parece una versión surrealista del Aragón de los últimos 30 años.
Esa es un poco la idea, crear un particular universo surrealista y aragonés. Somos una tierra que nos cuesta creer en nuestro potencial, capaces de lo mejor y de lo peor, unidos para el ¡NO!, pero incapaces de ponernos de acuerdo para el ¡SÍ!. Así estamos.

A pesar de las referencias, no deja de ser un tebeo de aventuras para adultos. ¿Esta universalidad es quizás en lo que más te has ajustado al original?
Sí. Saputo es un hombre que quiere conocer el mundo, aprender, es inquieto (y ligón). Nunca pierde sus raíces y tiene muy claro de donde viene, pero eso no le impide seguir siempre un poco más allá.

¿Por qué un tebeo a lápiz?
Para disfrutarlo. Me encanta dibujar a lápiz, como pongo en el cómic, del 4H al 8B

Hay páginas cuya composición es bastante potente, con imágenes muy poderosas. Da la sensación de que, como dices, más que “hacer” un tebeo lo has “disfrutado”…

Como un enano. Llevaba bastante tiempo sin meterme en un proyecto a largo plazo y me apetecía disfrutar todas y cada una de las viñetas. Me gusta que los cómics tengan muchas lecturas, que se puedan disfrutar muchas veces y que siempre se pueda encontrar algo nuevo en algún rincón.

¿Qué influencias y referencias tienes a la hora de dibujar?

Siempre he sido muy de Uderzo. Tengo todos los Asterix hechos un asco de tanto leerlos. Me gusta mucho Enrique Breccia, creo que es quien más me ha influido, tanto en el dibujo como en la creación de los personajes. Y en estos momentos Tony Sandoval. Me parece lo mejor que he visto en años.

En Saputo eres autor y editor. ¿Cómo se compagina esto?

No se compagina, se entremezcla, se sufre, se disfruta. Como autor me apetecía mucho dibujar esto, como editor me da mucho miedo de que no se venda bien.

Gp Ediciones es un proyecto que lleváis Sara Perales y tú. ¿Cómo es esto de editar tebeos en provincias y qué balance haces de vuestros primeros pasos?

Hemos tenido un exito brutal con ‘El último templario’ de Juanfer Briones. Los demás títulos llevan un camino más pausado, de recorrido más largo, pero, en general, el balance es positivo, y no solamente por la posibilidad de editar cosas que te gustan, si no por la cantidad de amigos y amigas que vamos haciendo. No son buenos tiempos para negocios de este tipo (bueno casi de ningún tipo), por eso vamos intentando dar los pasos correctos en la dirección adecuada. Este año vamos a empezar a participar en ferias de cómic de toda España y vamos a intentar entrar en las del sur de Francia.

Venga, la pregunta de rigor a un editor… ¿Cómo ves el panorama del cómic aragonés?
Estupendo, hay muy buena calidad, cantidad y, sobre todo, ideas y proyectos para seguir avanzando. Y muy buen rollo entre la gente de este mundillo, que permite que esas ideas fluyan.

¿Cuáles son vuestros próximos lanzamientos?

‘Blanquito’, que lo está dibujando José Antonio Ávila, basado en el libro del mismo nombre de Mariano Viñuales (mi abuelo) que saldrá para noviembre. También estamos preparando una versión de la leyenda de los Amantes de Teruel que corre a cargo de Antonio Plou y que verá la luz en febrero y un trabajo muy chulo de Jesús Aznar y Blanca BK que estará para el día del libro del año que viene. Tenemos otro más, no sabemos si para finales del 2013 o ya para 2014 y uno, a falta de firmar el contrato, con un importante autor nacional que tendría que estar para noviembre de 2013.