“¡Estas son nuestras armas! ¡Estas son nuestras armas!”, grita un pacifista en una de las viñetas de ‘Moowillo Woomiloo‘. Pues bien, este tebeo sí es primera arma de Entrecomics Cómics, editorial surgida a modo de ‘spin-off’ de la web de información Entrecomics y que promete novedades interesantes para los próximos meses.

El cómic con el que se lanzan a la ofensiva es la versión en papel del popular webcómic de Molg H. y Néstor F. Se trata de un tebeo dibujado a cuatro manos, en el que hay una especie de “correspondencia” entre los autores. Así, tal como estaba planteado originalmente el webcómic, cada historia tiene su “anverso” y “reverso”, de manera que se ve la misma situación desde dos puntos de vista. Cada página funciona bien por separado, de maravilla con su “pareja” y adquiere sentido en su conjunto como novela gráfica. No en vano, ya en su origen ‘Moowillo Woomiloo’ se presentó como “una novela gráfica on-line”, aunque quizás más como provocación divertida que como planteamiento teórico.

Más allá del interés de lo formal, la gran baza con la que cuenta ‘Moowillo Woomiloo’ es su particular humor salvaje, no apto para todos los públicos. Los autores no dejan títere con cabeza, aunque sus principales dardos van dirigidos precisamente al mundo del cómic. Estoy quizás lo convierte en una obra que funciona mejor entre los “enterados” que entre el público general, que aún así encontrará momentos memorables. En sus páginas conviven niños asesinos, críticos de cómic con extrañas tendencias sexuales, presentaciones de cómic con atentado incluido, gatos muertos… Podríamos sintetizar el humor de MW asegurando que ningún medio generalista se atrevería a publicar muchas de sus páginas. Los lectores de ‘Adobo’, el fanzine en el que colaboran los autores, entenderán este comentario sin ningún problema…

Si el lector conecta con este humor, ‘Moowillo Woomiloo’ se convierte en una lectura fascinante imposible de abandonar hasta la última viñeta. Incluso resiste perfectamente varias relecturas sin que el factor sorpresa se resienta. Hay que felicitar a Entrecomics Cómics por la osadía de arrancar su carrera como editorial con un tebeo que pone patas arriba el ‘mundillo’.