Uno de los expositores más concurridos del pasado Salón del Cómic de Zaragoza fue el de la asociación WEE (Webcómics en español). “Los webcómics nos sirven sobre todo para ligar”, bromeaban El Listo (Xavi Àgueda), Sergio Morán, Isaac ‘Ismurg‘, Anamarek (Ana Mareca) y Antonio Correas, los ‘dibujantes sobre pantalla’ que se prestaron a ser entrevistados en formato podcast por Viñetario, en uno de los descansos de la muestra.

“Hay algo de ego al publicar nuestras tiras en Internet; buscamos ver la reacción de la gente más allá de nuestros compañeros de clase”, asegura Ismurg, autor de ‘Nariz Puntiaguda’. El fenómeno del webcomiquero, por su propia naturaleza, ha generado una red de autores que se alían para compartir su trabajo y promocionarse, al más puro estilo de un “club social”. “Sirve para unir a gente de todos los lados, incluso al Salón ha venido en años anteriores algún autor de fuera de España”, explica Morán, creador de ‘¡Eh, tío!’.

El Listo señala también otra ventaja de Internet: permite “abordar temáticas minoritarias y aún así tener tu público”, algo que, para Ismurg, “ha cambiado la forma de hacer humor gráfico”. Pero no solo de pantallas vive el aficionado, y en Zaragoza WEE presentó el último número de su fanzine, que les sirve para dar a conocer su trabajo a un público menos habitual. Además, como señala Anamarek (ComeComeCocos), la frontera entre pantallas y papel cada vez es más difusa, porque “hay ya autores ‘serios’ que hacen su webcómic para probar su trabajo antes de presentarlo a editoriales”.

De todo esto y mucho más charlamos en este podcast (play para escuchar):

La música que introduce la entrevista es del grupo Hola Hola Hermanita. Visiten su MySpace y escuchen su música. La foto es de Isabel Cebrián.